VLADIMIR DMÍTRIEVICH KOZLOV

 

Moscú, 1950.

Dotado bailarín, fundó en Montevideo la primera academia de baile ruso.

Tuvo tres compañeras, como él las llamaba, aunque ninguna relación prosperó.  Según su madre, no eran lo suficientemente buenas para él.

Y él, acaso, le creía.