Que nunca había podido recuperarse, le recriminaba Dmitri.

Que yo no soy él, le decía.