Moscú, 1915.

Enamorado de su sobrina menor, Lina, el tío Sergei la increpó: el casamiento o el suicidio.

Lina tenía nueve años cuando la casaron. Su madre le remodeló su propio vestido para la boda. Lina, aun después de haber parido a su hija, lo siguió llamando padre.