Criaron doce hijos. Algunos propios, otros no: Alexandr; Boris; Charlotta; Dmitry y Elena; Filipp; Grigoriy; Helenka; Iván; Jelena y Katia; y Leonid. A Nikolay, el número trece, lo abandonaron.

No fuera cosa de tentar a la mala suerte.