Charlotta y Leonid, la tercera y el doceavo, no fueron felices para siempre pero lo fueron durante muchos años.

Sentenciados como depravados, se juraron amor la noche que ella quedó viuda de su primer marido.

Ella tenía treinta y tres, él veintidós.