Nadie dudó que Ania y Sacha tuvieran que casarse.

Aunque solo en su interior, Ania confesó que hubiese preferido a Sergei.